Prevalencia al nacimiento de gastrosquisis y onfalocele en Costa Rica

Autores/as

  • María de la Paz Barboza Argüello Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud
  • Adriana Benavides Lara Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud

DOI:

https://doi.org/10.51481/amc.v60i1.990

Palabras clave:

Gastrosquisis, onfalocele, prevalencia, Costa Rica

Resumen

Justificación: En varios países se ha documentado un aumento de los defectos congénitos de pared abdominal, principalmente gastrosquisis. El objetivo es conocer la tendencia por edad materna de gastrosquisis y onfaloce en Costa Rica, durante 1996-2014.

Métodos: Utilizando la base de datos del sistema nacional de vigilancia de defectos congénitos, se calcularon tasas de defectos congénitos de pared abdominal por edad materna (menores de 20, 20-34, 35 años o más), y período (1996-2002, 2003-2008 y 2009-2014) con sus respectivos IC 95%. Se realizó una regresión de Poisson, tomando como base el grupo 20-34 años y el período 1996-2002 y se compararon estimados mediante chi cuadrado de Wald. Se evaluó el impacto de la EM mediante fracción atribuible poblacional y se calcularon tasas de fecundidad y distribución proporcional de los nacimientos de acuerdo a esta variable.

Resultados: La prevalencia de defectos congénitos de pared abdominal aumentó de 0,76 (IC95% 0,15-1,36) por 10 000 nacimientos en 1996 a 3,48 (IC95% 2,12-4,85) en el 2014. El riesgo relativo para gastrosquisis fue 3,76 (2,95-4,79) en madres menores de 20 años y la fracción atribuible poblacional 36,2%. El riesgo relativo para onfalocele fue 2,09 (1,22-3,59) en madres mayores de 35 años y la fracción atribuible poblacional 8,9%. Se documentó una disminución proporcional de los nacimientos y la tasa de fecundidad en madres menores de 20 y mayores de 35.

Conclusión: La prevalencia de defectos congénitos de pared abdominal ha aumentado significativamente a través del tiempo. El aumento de gastrosquisis en las madres menores de 20 años fue mayor, a pesar que los nacimientos han disminuido en este grupo de edad.

 

Citas

Peña AL, Alonso RM, Ballesté I, Sotolongo A. Defectos de la pared abdominal. Rev Cubana Pediatr. 2004; 76.

Nazer J, Cifuentes L, Águila A, Piedad PM, Correa F, Melibosky F. Prevalencia de defectos de la pared abdominal al nacer: estudio ECLAMC 1982-2005. Rev Chil Pediatr. 2006; 77:481-486.

Iglesias EÁ, Calvo FF, Pascual VR. Patología umbilical frecuente. Asociación Española de Pediatría. En: Protocolos de neonatología. Madrid: Asociación española de Pediatría, 2008. Cap 41. P. 398-404.

Duhamel B. Embryology of exomphalos and allied malformations. Arch Dis Child. 1963; 38: 142-147.

OMS, CDC, ICBDSR. Vigilancia de anomalías congénitas. Atlas de algunos defectos congénitos. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2015.

Olaya M, Rodríguez JL, Giraldo G, Pineda T, Salazar AJ, Franco JA. Diagnóstico diferencial en lesiones congénitas de la pared toracoabdominal fetal y neonatal. Univ Méd. 2014; 55: 152-165.

Mayer T, Black R, Matlak ME, Johnson DG. Gastroschisis and omphalocele. An eight-year review. Ann surg. 1980; 192: 783-787.

Rankin J, Dillon E, Wright C. Congenital anterior abdominal wall defects in the north of England, 1986–1996: occurrence and outcome. Prenatal diagnosis. 1999; 19: 662-668.

Curry JI, McKinney P, Thornton JG, Stringer MD. The aetiology of gastroschisis. Br J Obstet Gynaecol. 2000; 107: 1339-1346.

Muñoz P, Rodríguez JG, Valdés V, Godoy J, Ossandón F, Pizarro O, et al. Defectos de pared anterior del abdomen: diagnóstico prenatal y seguimiento. Rev Chile Ultrasonog. 2006; 9: 72-79.

Tan KH, Kilby MD, Whittle MJ, Beattie BR, Booth IW, Botting BJ. Congenital anterior abdominal wall defects in England and Wales 1987–93: retrospective analysis of OPCS data. BMJ. 1996; 313: 903-906.

Hemminki K, Saloniemi I, Kyyrönen P, Kekomäki M. Gastroschisis and omphalocele in Finland in the 1970s: prevalence at birth and its correlates. J Epidemiol Community Health. 1982; 36: 289-293.

Laughon M, Meyer R, Bose C, Wall A, Otero E, Heerens A, et al. Rising birth prevalence of gastroschisis. J Perinatol. 2003; 23: 291-293.

Hwang PJ, Kousseff BG. Omphalocele and gastroschisis: an 18-year review study. Genet Med. 2004; 6: 232-236.

Kirby RS, Marshall J, Tanner JP, Salemi JL, Feldkamp ML, Marengo, et al. Prevalence and correlates of gastroschisis in 15 states, 1995 to 2005.Obstet Gynecol. 2013; 122: 275-281.

Kazaura MR, Lie RT, Irgens LM, Didriksen A, Kapstad M, Egenæs J, et al. Increasing risk of gastroschisis in Norway: an age-period-cohort analysis. Am J Epidemiol. 2004; 159: 358-363.

Arnold M. Is the incidence of gastroschisis rising in South Africa in accordance with international trends? SAJS Paediatric Surgey. 2004; 42: 86-88.

Bermejo E, Mendioroz J, Cuevas L, Martinez-Frías ML. The incidence of gastroschisis. Is also increasing in Spain, particularly among babies of young mothers. BMJ. 2006; 332:424.

Nazer J, Cifuentes L. Malformaciones congénitas en Chile y Latinoamérica: una visión epidemiológica del ECLAMC del período 1995-2008. Rev Med Chile. 2011; 139:72-78.

Mastroiacovo P, Lisi A, Castilla EE. The incidence of gastroschisis: research urgently needs resources. BMJ. 2006; 332:423-424.

Di Tanna GL, Rosano A, Mastroiacovo P. Prevalence of gastroschisis at birth: retrospective study. BMJ. 2002; 325:1389-1390.

Tan KB, Tan KH, Chew SK, Yeo GS. Gastroschisis and omphalocele in Singapore: a ten-year series from 1993 to 2002. Singapore Med J. 2008; 49:3136.

Petrova JG, Vaktskjold A. The incidence and maternal age distribution of abdominal wall defects in Norway and Arkhangelskaja Oblast in Russia. Int J Circumpolar Health 2009; 68:75-83.

Nazer J, Cifuentes L, Aguilar A. Defectos de la pared abdominal. Estudio comparativo entre onfalocele y gastrosquisis. Rev Chil Pediatr. 2013; 84:403-408.

Creación del Centro de Registro de Enfermedades Congénitas. Diario Oficial La Gaceta (Decreto No. 16488-S. 5-ago-1985). San José, Costa Rica: Ministerio de Salud; 1985.

Benavides A, Barboza MP, Umaña LM. Manual técnico del Centro de Registro de Enfermedades Congénitas. Tres Ríos, Costa Rica. Inciensa. 2008.

Reforma del Decreto Ejecutivo No 16488-S. Diario Oficial La Gaceta (Decreto No 34398-S. 25-marzo-2008). San José, Costa Rica: Ministerio de Salud; 2008.

Romero JM, Corrales S JC. Onfalocele y gastrosquisis en Costa Rica: revisión de 5 años. Acta Pediátr Costarric. 1995; 9:33-6.

Primucci P, Viglanco M, Brignoli V. Onfalocele. Rev Arg Ultrasonido. 2009; 8:5-8.

Guzman JM, Contreras JM, Hakkert R. La situación actual del embarazo y el aborto en la adolescencia en América Latina y el Caribe. En Donas Burak S, Comp. Adolescencia y juventud en América. Costa Rica: Cartago. Editorial Tecnológica de Costa Rica. 2001. 391-424.

Castilla EE, Mastroiacovo P, Orioli IM. Gastroschisis: International epidemiology and public health perspectives. Am J Med Genet Part C Semin Med Genet. 2008; 148C:162–179.

Donoso E, Carvajal JA, Vera C, Poblete JA. La edad de la mujer como factor de riesgo de mortalidad materna, fetal, neonatal e infantil. Rev Med Chile. 2014; 142:168-174.

Molina R, Molina T, Gonzalez E. Madres niñas-adolescentes de 14 años y menos. Un grave problema de salud pública no resuelto en Chile. Rev Med

Chile. 2007; 135: 79-86

Descargas

Publicado

2018-01-04 — Actualizado el 2018-01-04

Versiones

Cómo citar

Argüello M. de la P. B., & Lara, A. B. (2018). Prevalencia al nacimiento de gastrosquisis y onfalocele en Costa Rica. Acta Médica Costarricense, 60(1), 35–51. https://doi.org/10.51481/amc.v60i1.990

Artículos similares

También puede {advancedSearchLink} para este artículo.