Perforación intestinal por un palillo de dientes

Autores/as

  • Marvin Yglesias Rosales Caja Costarricense del Seguro Social, Hospital San Juan de Dios
  • Andrea Medina Méndez Caja Costarricense del Seguro Social, Hospital San Juan de Dios
  • Andrea Rodríguez González Caja Costarricense del Seguro Social, Hospital San Juan de Dios

DOI:

https://doi.org/10.51481/amc.v48i4.280

Palabras clave:

perforación intestinal, palillo de dientes, cuerpo extraño, abdomen agudo

Resumen

Existe una gran variedad de cuerpos extraños que son deglutidos por los seres humanos, entre los cuales son numerosos los que pueden producir una perforación del tracto gastrointestinal. Se enfocará esta discusión en los palillos de dientes, caso particular, por poseer 2 extremos puntiagudos, lo que hace se consideren como portadores de una gran morbimortalidad. El espectro de manifestaciones clínicas asociado con las lesiones por palillos de dientes ingeridos es muy amplio; el diagnóstico de perforación del tracto gastrointestinal por cuerpo extraño es difícil de realizar en el pre-operatorio, ya que la mayoría de los pacientes no recuerdan haber ingerido algún cuerpo extraño. El pronóstico del paciente depende del diagnóstico oportuno, así como del tipo de abordaje, de las comorbilidades del paciente y de las complicaciones que refiera. Se presenta aquí el caso de un hombre con perforación ileal secundaria a la ingesta de 1 palillo de dientes y que fue manejado con éxito. El diagnóstico diferencial del abdomen agudo, o lo que es más, del dolor abdominal agudo, es difícil, ya que en un espacio reducido se encuentran numerosas vísceras, con un variado repertorio de enfermedades cada una y con un limitado espectro de síntomas. En cuanto a los cuerpos extraños, la situación se complica todavía más, pues pueden afectar diferentes órganos y presentar una clínica intrascendente, posibilidad diagnóstica que hay que tener en mente al valorar un dolor abdominal.

Citas

Schwartz J, Graham D. Toothpick perforation of the intestines. AnnSurg 1976; 185: 64.

Metltzer S, Goldberg M, F.A.C.P., Meltzer R, Claps F. Appendicealobstruction by a toothpick removed at colonoscopy. Am JGastroenterol 1986; 81: 1107.

Webb W. Management of foreign bodies of the gastrointestinal tract.Gastroenterology 1988; 94: 204.

Guber M, Suarez C, Greve J: Toothpick perforation of the intestinesdiagnosed by a small bowel series. Am J Gastroenterol 1996; 91: 789.

Cockerill F, Wilson W, Van Scoy R. Traveling toothpicks. Mayo ClinProc 1983; 58: 613.

O ́Gorman M, Boyer R, Jackson D. Toothpick foreign body perfora-tion and migration mimicking Crohn ́s disease in a child. J PediatrGastroenterol Nutr 1996; 23: 628.

Fai Li S, Ender K. Toothpick injury mimicking renal colic: casereport and systematic review. J Emerg Med 2002; 23: 35.

Tenner S, Wong R, Carr-Locke D, Davis S, Farraye F. Toothpickingestion as a cause of acute and chronic duodenal inflammation. AmJ Gastroenterol 1996; 91: 1860.

Cheung Y, Ng S, Tan C, Ng K, Wan Y. Hepatic inflammatory masssecondary to toothpick perforation of the stomach: triphasic CTappearances. J Clin Imag 2000; 24: 93.

Alagiri M, Rabinovitch H. Toothpick migration into bladder presentsas abdominal pain and hematuria. Urology 1998; 52:1130.

Monkemuller Klaus, Patil R, Marino C. Endoscopic removal of atoothpick from the transverse colon. Am J Gastroenterol 1996; 91:2438.

Descargas

Publicado

2006-10-01

Cómo citar

Yglesias Rosales, M., Medina Méndez, A., & Rodríguez González, A. (2006). Perforación intestinal por un palillo de dientes. Acta Médica Costarricense, 48(4), 219–221. https://doi.org/10.51481/amc.v48i4.280

Artículos más leídos del mismo autor/a