Síndrome de Rapunzel. Reporte de un caso

Autores/as

  • María Aguilar Aráuz Caja Costarricense del Seguro Social, Área de Salud Paso Ancho-San Sebastián
  • Fernando Rodríguez Gutiérrez Caja Costarricense de Seguro Social, Hospital "Dr Tony Facio"
  • Christian Hernández Mena Caja Costarricense del Seguro Social, Clínica "Dr. Carlos Durán"

DOI:

https://doi.org/10.51481/amc.v45i2.100

Palabras clave:

Bezoar, tricobezoar, Síndrome de Rapunzel, obstrucción intestinal, tricotilomania

Resumen

Se reporta el caso de una niña de tres años con pérdida de peso, anemia ferropénica y síntomas digestivos de varios meses de evolución, quien presentó un episodio de dolor y distensión abdominal intenso, que requirió manejo quirúrgico. Se evidenció la presencia de un tricobezoar asociado con un síndrome de Rapunzel. El síndrome de Rapunzel consiste en la formación de una cola de pelo extendida desde estómago hacia intestino, lo que produce un efecto de acordeón en las asas intestinales, que lleva a necrosis isquémica. Los bezoares, son cuerpos extraños en el tracto gastrointestinal, que pueden ocurrir como resultado de la ingesta de objetos o comidas que no atraviesan el píloro, aumentan de tamaño al sumarse fibras y comida no absorbible. El término se origina a partir de badzher del árabe, padzhar del persa y beluzaar del hebreo, que significan antídoto2, ya que en culturas antiguas las piedras o sustancias duras que se encontraban en los estómagos o intestinos de los animales se consideraban sagradas, y se decía tenían poderes curativos. Los bezoares se han observado en mujeres con problemas de personalidad o en individuos portadores de desequilibrios psiquiátricos. Usualmente se desarrollan como complicaciones de cirugía gástrica que alteran la función pilórica, o en circunstancias en que disminuyan la motilidad gástrica o disminuyen la acidez del estómago3. Se dividen en varias categorías según el material constituyente: fitobezoares, tricobezoares, lactobezoares, bezoares de levaduras, bezoares como secuelas de cirugía gástrica, concreciones de materiales inorgánicos (asfalto, arena, goma), entre otros.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Citas

Debakey P,Ochscher A. Bezoar and concretions. Surgery 1938; 4:934-963.

Singla S L,Rattan KN,Kaushik N, Pandit SK. Rapunzel Syndrome –A case report. Am J Gastroenterol 1999; 94(7):1970-1971.

Phillips M R,Zalman Z,Drugas G. Case report and Literature Review.Mayo Clin Proc 1998; 73(7):653-656.

Delypere J P,Praet M,Verdonk G.An unusual case of Trichobezoar:The Rapunzel Syndrome.Am J Gastroenterol 1982; 77(7):467-470.

Pul N,Pul M. The Rapunzel Syndrome ( trichobezoar) Causing gastricperforations in a Child:a case report. Eur J Pediatr 1996; 155(1):18-19.

Pozo JC,Gómez TA,Rincón N,Berrios C. Tricobezoar:Diagnósticoinusual:Reporte de 3 casos. GEN 1995; 49(2):157-160.

Goldstein S,Lewis J,Rothstein R. Intestinal Obstruction Due to Be-zoars. Am J Gastroenterol 1984; 79(4):313-318.

Rao P L,Mitra S K,Pathak I C. Trichobezoar in Children. Int Surg1981; 66(1):63-65.

Andrus C,Ponsky J. Bezoars:Clasification,Pathophysiology and andtratement. Am J Gastroenterol 1988; 83(5):467-468.

Lee J. Bezoares y cuerpos extraños en el estómago. Clin Endosc NorthAm 1996; 3:573-577.

Robles R,Parrilla P,Escamilla C. Gastrointestinal Bezoars. Br J Surg1994; 81:1000-1001.

Seker B,Diler O N,Karaaybaz M. Trichobezoars as a Cause of Gas-trointestinal Obstructions:The Rapunzel Syndrome.Acta GastroenterolBel 1996; 59(2):166-167.

Rider J, Forestl F,Griido J. Treatment and Prevention. Am J Gastroen-terol 1984; 79(5):357.

Descargas

Publicado

2003-04-01

Cómo citar

Aguilar Aráuz, M., Rodríguez Gutiérrez, F., & Hernández Mena, C. (2003). Síndrome de Rapunzel. Reporte de un caso. Acta Médica Costarricense, 45(2), 80–83. https://doi.org/10.51481/amc.v45i2.100