Caso clínico

Migración de fragmentos de catéteres percutáneos en paciente pediátrico

(Migration of fragmented percutaneous catheter in pediatric patient)

Carolina Espinoza-Contreras y Kathia Valverde-Muñoz

Resumen

Los pacientes hemato-oncológicos pediátricos son una población usualmente expuesta a catéteres percutáneos, debido a los tratamientos quimioterapéuticos de larga duración. Entre las complicaciones raras se encuentra la migración de fragmentos del catéter. A pesar de que se reportan diferentes técnicas quirúrgicas para remover los fragmentos, en algunas ocasiones el riesgo de remoción supera el beneficio del paciente. En este artículo se reporta el caso de una niña de 6 años, con diagnóstico de leucemia linfocítica aguda, en quien se produjo migración de un fragmento del catéter percutáneo. La paciente cursó asintomática y se manejó conservadoramente. En la actualidad tiene 1 año y 5 meses desde el diagnóstico de la migración del catéter y se encuentra sin clínica alguna.

Descriptores: catéter venoso central, fragmentación de catéter, leucemia, pediatría, portacath.

Abstract

The pediatric hemato-oncological patients are usually exposed to have intravenous percutaneous catheters because of their long-term chemotherapy treatment. One of the unusual complications of the percutaneous catheters is to fragment and one of the fragments to migrate. Although, there are different surgical techniques for the removal of the fragments, sometimes the risk is larger than the benefit for the patient. This article reports the case of a 6 year old

Trabajo realizado y afiliación de los autores: Servicio de Hematología, Hospital Nacional de Niños “Dr. Carlos Sáenz Herrera” Conflictos de interés: las autoras no tienen potenciales conflictos de interés en relación con este trabajo. [email protected]

ISSN 0001-6012/2017/59/4/167-169 Acta Médica Costarricense, © 2017 Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica

pediatric patient with acute lymphoblastic leukemia who suffered the migration of a fragment of a percutaneous device, that was treated conservatively without any complication. At the moment, the patient has 1 year and 5 months from her diagnosis of catheter migration and is completely asymptomatic.

Keywords: central venous catheter, catheter fragmentation,

leukemia, pediatric, portacath.

Fecha recibido: 15 de junio de 2017 Fecha aprobado: 17 de agosto de 2017

Los pacientes pediátricos oncológicos generalmente se benefician de la colocación de catéteres venosos centrales, debido al difícil acceso venoso y los esquemas de quimioterapia prolongados, siendo los catéteres percutáneos los de elección.1-4 Estos consisten de un reservorio subcutáneo de titanio con una membrana de silicón, conectado a un catéter de silicón

o poliuretano, el cual se introduce en un vaso de diámetro grande.1

Se estima que alrededor del 40% de pacientes pediátricos que portan un catéter venoso central, tendrán alguna complicación.5 Las complicaciones de los catéteres percutáneos reportadas en la bibliografía son: fugas del catéter, remoción accidental, fracturas, migración de la punta, embolizaciones, infecciones, oclusión del catéter, perforaciones venosas, perforación atrial, arritmias y flebitis.1 Las fracturas y migración de fragmentos son una complicación poco frecuente.2,3,6 Se presenta un caso de una fragmentación y migración de fragmento de un catéter percutáneo en un paciente hemato-oncológico pediátrico.

Caso Clínico

Una paciente femenina de 6 años de edad, con diagnóstico de leucemia linfocítica aguda a los 2 años y 7 meses, que recibió un protocolo de quimioterapia y a quien se colocó un catéter venoso central tipo Broviack 6,5 Fr, en la vena subclavia derecha. El catéter se suspendió por múltiples bacteriemias asociadas y septicemia por

E. coli. Al término del tratamiento con quimioterapia, presentó una recaída meníngea a la edad de 4 años y 7 meses.

Comenzó nuevamente un protocolo de quimioterapia y se le colocó catéter venoso central percutáneo tipo Porth-a-cath, a nivel de vena subclavia derecha 4 French, de 15 cm. El catéter funcionó de manera adecuada hasta la mitad de la última fase

Migración de catéter en paciente pediátrico / Espinoza-Contreras y Valverde-Muñoz

catheter”, pinzas de biopsia, cestas quirúrgicas, entre otras, para la extracción de los cuerpos extraños.6 Sin embargo, no se conoce el verdadero riesgo de complicaciones en pacientes a quienes no se les retiran los fragmentos de catéter.2,6 Se estima que las complicaciones potencialmente peligrosas aparecen con una frecuencia del 0,1%.2 Por lo tanto, se ha optado por el manejo conservador, ante la valoración de riesgo contra el beneficio de la extracción.6 En un estudio realizado, con 174 intervenciones para retiro de catéteres venosos centrales en España, fue imposible retirar 5.5 Todos eran niños portadores de leucemia linfoblástica aguda, con edades entre 7,3 y 12,4 años, con “Port-a-caths”. Tres de los pacientes, tenían los fragmentos retenidos en vena cava superior, uno en vena cava inferior y otro en el tronco braquicefálico izquierdo.5 Después de 47,8 meses de seguimiento, ningún paciente presentó complicaciones derivadas de los fragmentos retenidos de catéteres.5

Al considerar el riesgo beneficio de la paciente aquí presentada, se optó por un manejo conservador. Tiene un año desde el diagnóstico de ruptura y migración del fragmento del catéter, sin complicaciones ni síntomas.

La ruptura de catéteres es una complicación conocida, pero inusual de los catéteres venosos centrales. La experiencia en pacientes pediátricos con esta complicación es limitada. El caso presentado aporta información para el manejo de otros similares, donde la conducta conservadora puede ser una opción viable, con menores riesgos que la cirugía a corazón abierto.

Referencias

  1. Cakir F, Geze S, Ozturk MH, Dinc H. Percutaneous endovascular removal of intracardiac migrated port a catheter in a child with acute lymphoblastic leukemia. Rev Bras Anestesiol. 2014;64:275-277.

  2. Shah M, Patni S, Bagarahatta R. Spontaneous chemoport fracture and cardiac migration. Indian J Surg Oncol. 2014;5:325-326.

  3. Yeon Ko S, Cheol Park S, Kye Hwang J, Dong Kim S. Spontaneous fracture and migration of catheter of a totally implantable venous access port via internal jugular vein- a case report. Jour of Cardioth Sur. 2016;11:50.

  4. Kurul S, Saip P, Aydin T. Totally implantable venous-access ports: local problems and extravasation injury. Lancet Oncol. 2002; 3:684–92.

  5. Albertos N, Gallego N, Mira J, Encinas A, Sánchez O, Martín M, et al. Manejo conservador de los catéteres venosos centrales retenidos. Cir Pediatr 2012; 25:61-65.

  6. Moris D, Michalinos A, Vernadakis S. An uncommon complication of a common procedure. Indian J Surg. 2015;77(suppl3):S1401-S1402.

  7. Wu C, Fu J, Feng P, Liu Y, Wu C, Kao T, et al. Risk factors and possible mechanisms of intravenous port catheter migration. Eur J Vasc Endovasc Surg. 2012;44:82-87.

  8. Fan W, Wu C, Tsai M, Tsai Y, Chang H, Hung J, et al. Risk factors for venous port migration in a single institute in Taiwan. World J Surg Oncol. 2014;12:15.

  9. Mery M, Palengat S, Loffroy R, Vernet M, Matet P, Cherbanc V. Fracture and atypical migration of an implantable central venous access device. Quant Imaging Med Surg. 2016;6:312-314.

  10. Balsorano P, Galducci G, De Fanti I, Evans SK, De Gaudio AR. Pelagarri C. Fractures of totally implantable central venous ports: more than fourtuity. A three-year single center experience. J Vasc Access 2014; 15:391-395.

Instrucciones para autores

Acta Médica Costarricense (AMC) es la publicación científica oficial del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica. La revista publica trabajos inéditos que pueden ser originales, de revisión, de opinión, comunicaciones breves, reportes de casos, cartas al editor y editoriales. Artículos relacionados con las ciencias biomédicas básicas, son considerados en el tanto que ilustren su implicación con la clínica. En todos los casos, lo que se escriba debe dirigirse a la audiencia médica general.

Los manuscritos presentados a consideración del Comité Editorial (CE), para publicarse en AMC, deben estructurarse de acuerdo con los “Requisitos uniformes para manuscritos enviados a revistas biomédicas”, del Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas, cuya última versión puede accederse en http://www.icmje.org. Los manuscritos enviados en forma inadecuada serán devueltos al autor.

Los artículos aceptados para publicación en AMC pasan a ser propiedad del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica y no deben haber sido publicados total o parcialmente en ninguna otra revista o medio electrónico, aunque sea en otro idioma.

Instrucciones generales

El manuscrito se ordena de la siguiente manera: página de título, resumen en español e inglés, texto principal, agradecimientos y colaboradores, referencias, cuadros, leyendas de las figuras y figuras.

Página de título

Título. En español e inglés, conciso, pero informativo en cuanto al objetivo del trabajo. Debe incluir la información necesaria para permitir una recuperación electrónica eficiente. No debecontener abreviaturas. En caso de estudios en animales, se debe mencionar la especie.

Autores. Primer nombre y 2 apellidos de todos los autores (insertar guión entre el primer y segundo apellidos, para evitar confusión en los bancos de datos internacionales entre nombres y apellidos) y su afiliación institucional (lugar de trabajo actual). Deben listarse como autores quienes contribuyeron sustancialmente en el diseño del estudio, adquisición o análisis de la información, redacción del manuscrito o revisión crítica y aprobación de la versión final. Es preciso especificarla contribución de cada autor al trabajo según estas áreas señaladas.

Nombre del departamento e institución donde se realizó el trabajo y a los que se debe atribuir.

Descriptores. De 3 a 5 palabras claves en español e inglés (keywords).

Título corto. Máximo 45 caracteres

Abreviaturas: todas las que se utilizan en el texto, listadas en orden alfabético. Solo se abrevian los términos empleados en más de 3 ocasiones y la abreviatura se debe definir luego de la primera mención. No es necesario definir las abreviaturas aceptadas por la revista, cuya lista se adjunta y se puede revisar en la página electrónica.

Listar número de páginas, figuras y cuadros.

Correspondencia. Correo electrónico y teléfonos del autor a quien se debe dirigir la correspondencia.

Fuentes de apoyo. Listado de quienes contribuyeron económicamente, con equipo, medicamentos u otros.

Conflictos de interés. Declaración detallada de todos los potenciales conflictos de interés de los autores.