Cuadro 3. Comparación de incidencia de hipocalcemia, según las características de los pacientes
Variable Normocalcemia n = 19 (%) Hipocalcemia n = 14 (%) Valor p
Edad promedio - años 53 46 Sexo Masculino Femenino 3 (15,8) 16 (84,2) 2 (14,3) 12 (85,7) Diagnóstico citológico preoperatorio Maligno (VI) Sospechoso por malignidad (V) Neoplasia folicular (IV) Benigno (II) 14 (73,5) 2 (10,5) 2 (10,5) 1 (5,3) 13 (92,9) 0 0 1 (7,1) Tipo de cirugía Tiroidectomía total Tiroidectomía unilateral Tiroidectomía unilateral para completar la total 15 (78,9) 3 (15,8) 1 (5,3) 14 (100) 0 0 Cirugía tiroidea previa Sí No 3 (15,8) 16 (84,2) 0 14 (100) Linfadenectomía cervical asociada Sí No 1 (5,3) 18 (94,7) 5 (35,7) 9 (64,3) Tipo de cirujano Asistente Residente 9 (47,4) 10 (52,6) 9 (64,3) 5 (35,7) Estancia hospitalaria media – días (de) 3,1 (1,9) 8,0 (3,3) 0,591 0,414 0,014 0,035 0,043 0,024 0,030 0,018

Los pacientes sometidos a tiroidectomía total tuvieron una incidencia de hipocalcemia postoperatoria del 50% (Cuadro 3), y de hipoparatiroidismo, del 28,6% (Cuadro 4). Ningún paciente sometido a tiroidectomía unilateral sola o tiroidectomía unilateral para completar una tiroidectomía total, tuvo hipocalcemia o hipoparatiroidismo postoperatorio.

Fue más probable que se presentara hipocalcemia postoperatoria en pacientes operados por médicos asistentes especialistas, que cuando el primer cirujano es un médico residente supervisado por un médico asistente especialista.

El grupo de hipoparatiroideos tuvo pacientes más jóvenes (p no significativa), más mujeres (p <0,05), mayor diagnóstico de malignidad (p < 0,05) y más linfadenectomías cervicales asociadas (p < 0,05). Fue más probable que se presentara hipoparatirodismo postoperatorio en pacientes operados por médicos asistentes especialistas, que por médicos residentes (p < 0,05).

Discusión

Este estudio es, según conocimiento de los autores, el primero en reportar la incidencia de hipocalcemia e hipoparatiroidismo en un Servicio de Oncología Quirúrgica en el país. Se encuentra que la incidencia de hipocalcemia fue del 42,4% y de un 22,8% para hipoparatiroidismo. Debido a la gran variabilidad en las definiciones de hipocalcemia e hipoparatiroidismo usadas en los diferentes estudios publicados, es difícil hacer comparaciones directas de resultados de cirugía tiroidea. La mayoría de series incluye una mayor proporción de pacientes sometidos a tiroidectomía total, entre los cuales la incidencia de hipocalcemia fue del 50% en el presente estudio. En términos generales, los estudios conducidos con poblaciones similares a las de este, reportan que aproximadamente una cuarta parte de los pacientes presenta hipocalcemia y menos del 5% desarrolla hipoparatiroidismo.

Los resultados del análisis demuestran que la incidencia de hipocalcemia y de hipoparatiroidismo son mayores en relación directa con la extensión de la cirugía, en concordancia con lo que demuestra la bibliografía médica. En los casos en los que se tuvo que hacer linfadenectomía cervical concomitante a la tiroidectomía, hubo una mayor incidencia de hipocalcemia y de hipoparatiroidismo, lo que concuerda con reportes previos.21,22 Esto puede obedecer a una mayor probabilidad de paratiroidectomía incidental o de isquemia de las glándulas paratiroides, particularmente en el caso de la linfadenectomía central, grupo 6, pues anatómicamente hay una estrecha relación entre la localización de las paratiroides y la de los ganglios linfáticos del surco traqueoesofágico. Se piensa que la paratiroidectomía incidental o la isquemia paratiroidea, son las causantes del riesgo aumentado de hipocalcemia e hipoparatiroidismo en la cirugía tiroidea más extensa.23

Cuadro 4. Comparación de incidencia de hipoparatiroidismo, según las características de los pacientes
Variable Normocalcemia n = 27 (%) Hipoparatiroidismo n = 8 (%) Valor p
Edad promedio – años 51 45 Sexo Masculino Femenio 5 (18,5) 22 (81,5) 0 8 (100) Diagnóstico citológico Preoperatorio (Bethesda) Maligno (VI) Sospechoso por malignidad (V) Neoplasia folicular (IV) Benigno (II) 21 (77,8) 2 (7,4) 1 (3,7) 3 (11,1) 7 (87,5)) 0 1 (12,5) 0 Tipo de cirugía Tiroidectomía total Tiroidectomía unilateral Tiroidectomía unilateral para completar la total 22 (81,5) 4 (14,8) 1 (3,7) 8 (100) 0 0 Cirugía tiroidea previa Sí No 2 (7,4) 25 (92,6) 1 (12,5) 7 (87,5) Linfadenectomía cervical asociada Sí No 4 (14,8) 23 (85,2) 2 (25) 6 (75) Tipo de cirujano Asistente Residente 14 (51,9) 13 (48,1) 5 (62,5) 3 (37,5) 0,833 0,028 0,044 0,036 0,149 0,033 0,027

La misma tendencia se observa para otras complicaciones relacionadas con este procedimiento, como la parálisis de cuerda vocal.24

La mayor incidencia de morbilidad entre los pacientes con diagnóstico citológico de malignidad es consistente con estudios previos.25 Algunos autores creen que ante la presencia de malignidad, se tiende a ser más exhaustivo en la resección de tejido tiroideo durante la cirugía, lo cual conduce a una mayor probabilidad de paratiroidectomía incidental o de isquemia de las paratiroides, que a su vez, provoca hipocalcemia e hipoparatiroidismo.26

La asociación entre hipoparatiroidismo y sexo femenino se puede deber a que las mujeres son más propensas a déficit de calcio y de vitamina D.18,27

Hay varias limitaciones en el estudio. El número de pacientes es pequeño. Se recopiló datos sobre la identificación transoperatoria de paratiroides, a través del reporte del cirujano, pero no se corroboró de manera independiente, y se careció de la información sobre el reporte patológico de paratiroidectomía incidental.

La posibilidad de presentar hipocalcemia o hipoparatiroidismo postoperatorio, debe ser considerada en la discusión del consentimiento informado con el paciente.

Particularmente con resecciones más extensas, es decir, tiroidectomía total con o sin linfadenectomía cervical de cualquier tipo, los cirujanos podrían tomar medidas correctivas para reducir estos efectos indeseables. Por ejemplo, si se nota escisión o desvascularización de las glándulas paratiroideas, el autotransplante paratiroideo puede reducir la ocurrencia de hipocalcemia y de hipoparatiroidismo.23, 28-33

En resumen, la hipocalcemia y el hipoparatiroidismo postoperatorios son una fuente multifactorial de morbilidad tras la cirugía tiroidea, y producen una mayor estancia hospitalaria, y por ende, costos más elevados en la atención de la salud. Se ha demostrado que ciertas medidas, como el autotransplante paratiroideo, la administración preoperatoria de corticoides, e incluso la prescripción rutinaria de calcio y vitamina D a los pacientes sometidos a tiroidectomía, tienen el potencial de disminuir la incidencia de estas complicaciones.34,35