ISSN 0001-6012/2015/57/4/163-171 Acta Médica Costarricense, © 2015 Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica

Efectos agudos del ejercicio en la presión arterial. Implicaciones terapéuticas en pacientes hipertensos

(Acute effects of exercise on blood pressure. Therapeutic implications in hypertensive patients)

Pablo Álvarez-Aguilar

Resumen

El abordaje de la hipertensión arterial se realiza desde distintos frentes; sin embargo, el tratamiento no farmacológico puede ser subvalorado por el personal médico. El tratamiento con ejercicio es una herramienta terapéutica que puede contribuir al control de las cifras tensionales de los pacientes hipertensos, reducir su necesidad de medicamentos, mejorar su calidad de vida, disminuir la mortalidad cardiovascular y otras comorbilidades. El dominio de los fundamentos de prescripción de ejercicio en pacientes hipertensos es una herramienta con un alto potencial terapéutico que debería ser manejada por cualquier médico general. En este trabajo se abordan los mecanismos fisiológicos implicados en la hipotensión post-ejercicio y las bases de la prescripción de un plan de ejercicio en pacientes hipertensos.

Descriptores: Ejercicio, hipertensión, hipotensión post-ejercicio.

Abreviaturas: ADH, hormona antidiurética/vasopresina; FC, frecuencia cardiaca; FCmax, frecuencia cardiaca máxima; LEC, líquido extracelular; MET, equivalente metabólico; mmHg, milímetros de mercurio; NO, óxido nítrico; PAD, presión arterial diastólica; PAS, presión arterial sistólica; PGF1, prostaglandina F1; PGE2, prostaglandina E2; SNS, sistema nervioso simpático; V1R, receptor de vasopresina tipo 1; VCE, volumen circulante efectivo; VO2max, consumo máximo de oxígeno; W, watts.

Trabajo realizado en Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica.

Afiliación del autor:

Departamento de Fisiología, Escuela de Medicina, Universidad de Costa Rica. [email protected]

Abstract

The approach to hypertension is made on several fronts, but medical personnel may underestimate non-pharmacological treatment. Exercise therapy can help control the blood pressure of hypertensive patients and reduce their need for medication, improve quality of life, reduce cardiovascular mortality and comorbidities. Mastering the basics of exercise prescription in hypertensive patients is a tool with a high therapeutic potential and should be handled by any general practitioner. This work addresses the physiological mechanisms involved in post-exercise hypotension and the basis of prescribing an exercise plan in hypertensive patients.

Keywords: exercise, hypertension, post-exercise hypotension.

Fecha recibido: 02 de marzo de 2015 Fecha aprobado: 20 de agosto de 2015

disminución de la presión arterial en individuos hipertensos de distintas edades por tiempos mayores a 2 horas,1,15,16,33-35 incluso hasta 22 horas después;36 pero no se han observado estos mismos efectos en individuos normotensos.

Ante las diferencias observadas en la duración del efecto se ha propuesto que existan oscilaciones en los valores de presión arterial, lo cual se ha visto en los estudios de mayor duración.24

La intensidad de la respuesta es variable y depende de múltiples factores; un meta análisis de cinco estudios controlados comprendiendo ejercicio isométrico, demostró que una hora de ejercicio por semana reduce la presión arterial sistólica en

10.4 mmHg y la presión arterial diastólica en 6.7 mmHg.37 Otro metaanálisis de efectos del ejercicio contra resistencia con los brazos mostró una disminución de la presión arterial sistólica de 13.4 mmHg y de la diastólica en 6.1 mmHg.38

Un metaanálisis de entrenamiento aeróbico involucrando 72 estudios mostró una disminución de la presión arterial en 6.77/3.94mmHg39 y otro en 6.9/4.9 mmHg, con una disminución de la resistencia vascular periférica de 7.1%, norepinefrina plasmática en 29%, actividad de renina plasmática en 20%, peso corporal en 1.2% y porcentaje de grasa en un 1.4%.40 Uno de los estudios realizados solamente con individuos hipertensos mostró disminución de la presión de 13.1/6.3 mmHg.41

Mecanismos implicados

Cambios en el gasto cardiaco

Se ha observado un aumento del gasto cardiaco post ejercicio mediado por aumento de la frecuencia cardiaca, el volumen sistólico o ambos;42,43 mientras que en otros estudios se ha observado una disminución mediada por la reducción del volumen sistólico.17,44,45 Dentro de los estudios anteriormente mencionados, en los que se observó un aumento del gasto cardiaco fueron en los realizados en individuos normotensos, mientras que la disminución se observó en los realizados en hipertensos; por lo tanto, es posible pensar que los mecanismos implicados en la compensación de la presión arterial post ejercicio se preservan de forma normal en los individuos normotensos, por lo que estos reflejos impedirán la caída del gasto cardiaco, algo que podría no darse en las personas hipertensas debido a cambios crónicos en la sensibilidad en la respuesta del barorreflejo.46,47

Cambios en la resistencia vascular periférica

Se ha demostrado una disminución de la resistencia arterial periférica posterior al ejercicio,48 incluso en territorios distintos a los grupos musculares involucrados, sugiriendo que esta reducción es un fenómeno que abarca todo el cuerpo.24

Fenómenos asociados a cambios en el gasto cardiaco y la resistencia vascular periférica.

Termorregulación

La vasodilatación cutánea constituye una forma de pérdida de calor en los seres humanos la cual es aumentada como producto de las repetidas contracciones musculares. Esta disminución de la resistencia vascular cutánea se asociaría con una disminución de la presión, especialmente cuando se ejercita en clima cálido. Sin embargo en los climas más fríos o neutros la hipotensión post ejercicio no fue tan marcada.32 Aunque se puede pensar que la vasodilatación cutánea media la disminución de la presión post ejercicio, en realidad este fenómeno sólo sería una explicación parcial, ya que la vasodilatación cutánea no se presenta siempre y la hipotensión se mantiene durante un tiempo más prolongado que la vasodilatación como respuesta termoreguladora.24

Volumen sanguíneo

Durante el ejercicio puede haber una disminución del volumen sanguíneo por distintos mecanismos; primero, el aumento del gasto cardiaco y de presión hidrostática en los capilares puede favorecer una disminución del volumen plamático al aumentar el ultrafiltrado hacia el intersticio. Además se puede perder agua producto de la estimulación de la sudoración por la actividad simpática y los mecanismos termorreguladores asociados. Una reducción del volumen sanguíneo se asociaría a la vez con una disminución del retorno venoso y del volumen sistólico.24 Sin embargo, en un estudio de Hagberg et al, se demostró una leve disminución del volumen sanguíneo tras la realización de ejercicio por individuos hipertensos; esta disminución no fue diferente de la observada en los individuos control.44 En otros estudios no se ha observado cambios en el hematocrito a la concentración de hemoglobina después del ejercicio y durante los periodos de hipotensión. Por lo tanto, la disminución del volumen plasmático no es un mecanismo fuerte para explicar la hipotensión post ejercicio.24

Actividad simpática

En una serie de estudios se ha examinado la influencia de la actividad neural simpática en la génesis de la hipotensión post ejercicio. Halliwill et al, documentaron una disminución en la actividad simpática muscular en una población normotensa,49 mientras que Floras y su equipo reportaron una disminución de la actividad neural simpática muscular en individuos hipertensos.50

A nivel de otros territorios se ha observado un no cambio o disminución de la actividad simpática a nivel renal e incluso un aumento de la actividad simpática a nivel lumbar.24

Al igual que la actividad simpática se ha monitorizado al variabilidad de la frecuencia cardiaca; tanto en individuos normotensos como en prehipertensos se observan un aumento de la frecuencia cardiaca durante el tiempo que dura la hipotensión post ejercicio, lo cual podría reflejar el funcionamiento normal del barorreflejo; la medición de catecolaminas plasmáticas y en orina no ha sido concluyente en relación al papel de las estas en la hipotensión post ejercicio.30, 51

Adrenalina y noradrenalina

En individuos hipertensos se ha observado un aumento en la actividad nerviosa simpática basal.52 No se observan cambios importantes en los niveles circulantes de noradrenalina, sin embargo el nivel circulante de adrenalina se mantiene elevado.53

Cuadro 1. Evaluación física recomendada para la evaluación aeróbica y de fuerza en pacientes hipertensos según el Colegio Americano de Medicina Deportiva y la Asociación Americana del Corazón.
Métodos Medición Puntos de corte Comentarios
Prueba de sistemas aeróbicos Electrocardiograma y frecuencia cardiaca Arritmias graves Depresión o elevación del segmento ST mayor a 2 mm Inversión de la onda T con cambios significativos en el segmento ST Cicloergómetro (Aumentar la carga en 25-50 W cada 3 minutos) Banda (aumentar 1-3 METs cada 3 minutos) Presión arterial y doble producto PAS mayor a 250 mmHg o PAD mayor a 115 mmHg Cefalea u otros síntomas significativos Los medicamentos antihipertensivos deben ser tomados de la forma usual Escala de esfuerzo percibido de Borg Fatiga Análisis de gases respirados VO2max Prueba de fuerza Peso libre, máquinas 1 repetición máxima Observe por una respuesta presora desproporcionada (mayor a 250 mmHg de PAS o de 115 mmHg de PAD

observa una disminución de la presión arterial al aumentar los niveles de serotonina en el sistema nervioso central.75,76 Al utilizar inhibidores de recaptura de serotonina no se ha demostrado variaciones en la respuesta hipotensora.77

Se ha hipotetizado incluso que la actividad física y/o el estilo de vida sedentario se puede asociar con variantes genéticas y epigenéticas conocidas como variantes asociada a hipertensión, las cuales median la tendencia de un individuo a ser hipertenso como isoformas de la óxido nítrico sintasa o de la metil-tetrahidrofolato reductasa,78 así como afectar la expresión proteica a nivel cardiaco y vascular.79

La disminución de la presión arterial post ejercicio podría favorecer prevención del desarrollo de hipertensión en individuos no hipertensos,80 así como también han sido demostrados sus efectos en niños y adolecentes,81 adultos mayores,82 pacientes con nefropatía crónica diabéticos83 y dislipidémicos,84 obesos 85 y sus beneficios incluyen mejores físicas en parámetros cardiovasculares,86,87 fuerza, balance, calidad de vida; incluso disminución de mortalidad.82, 88

Todos estos efectos (Figura 1) han sido demostrados durante periodos cortos de tiempo, los efectos a largo plazo se relacionan con la reiteración de la actividad física pero no se ha estudiado adecuadamente la variación de estos fenómenos con el continuo de la actividad física, aunque si son claros sus beneficios a múltiples niveles incluidos la disminución de eventos cardiovasculares y disminución de mortalidad en múltiples estudios epidemiológicos.89-91

Prescripción de un programa sistemático de ejercicio en pacientes hipertensas

Recomendaciones para la evaluación física de una paciente con hipertensión.

Los métodos estándar para la evaluación de ejercicio pueden ser utilizados en individuos hipertensos.1

Los pacientes con factores de riesgo coronarios adicionales y los varones mayores de 45 años, así como las mujeres mayores de 55 años deben ser sometidas a una prueba de esfuerzo con monitoreo electrocardiográfico si van a iniciar un plan de ejercicio vigoroso (por ejemplo mayor al 60% de la reserva del VO2max). Independientemente de la intensidad del plan de ejercicio que vaya a iniciar debe someterse al procedimiento si hay síntomas compatibles con enfermedad cardiovascular o enfermedad cardiovascular conocida (Cuadro 1).92

Recomendación para un programa de ejercicio en un individuo hipertenso

Se recomienda ejercicio aeróbico regular al menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana; caminando inicialmente una milla sobre el nivel de actividad actual del paciente.93

Dra. Aileen Fernández por la guía y recomendaciones en la elaboración de este manuscrito.

Referencias

  1. Pescatello LS, Franklin BA, Fagard R, Farquhar WB, Kelley GA, Ray CA. American College of Sports Medicine position stand. Exercise and hypertension. Med Sci Sports Exerc 2004; 36:533-53.

  2. Chobanian AV. Shattuck Lecture. The hypertension paradox--more uncontrolled disease despite improved therapy. N Engl J Med 2009; 361:878-87.

  3. Lewington S, Clarke R, Qizilbash N, Peto R, Collins R. Age-specific relevante of usual blood pressure to vascular mortality: a meta-analysis of individual data for one million adults in 61 prospective studies. Lancet 2002; 360:1903-13.

  4. Oparil S, Zaman M, Calhoun D. Pathogenesis of Hypertension. Ann InternMed 2003; 139: 761-776.

  5. World Health Organization (WHO)/International Society of Hypertension (ISH) statement on the management of hypertension. J Hypertens 2003; 21:1983-92.

  6. Chobanian AV, Bakris GL, Black HR, Cushman WC, Green LA, Izzo JL Jr, et al. National Heart, Lung, and Blood Institute Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure; National High Blood Pressure Education Program Coordinating Committee. The Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure: the JNC 7 report. JAMA 2003; 289:2560-72.

  7. European Society of Hypertension-European Society of Cardiology Guidelines Committee. 2003 European Society of Hypertension-European Society of Cardiology guidelines for the management of arterial hypertension. J Hypertens 2003; 21:1011-53.

  8. Hackam DG, Quinn RR, Ravani P, Rabi DM, Dasgupta K, Daskalopoulou SS, et al; Canadian Hypertension Education Program. Canadian Hypertension Education Program. The 2013 Canadian Hypertension Education Program recommendations for blood pressure measurement, diagnosis, assessment of risk, prevention, and treatment of hypertension. Can J Cardiol 2013; 29(5):528-42

  9. James PA, Oparil S, Carter BL, Cushman WC, Dennison-Himmelfarb C, Handler J, et al. 2014 evidence-based guideline for the management of high blood pressure in adults: report from the panel members appointed to the Eighth Joint National Committee (JNC 8). JAMA 2014; 311:507-20.

  10. Fitzgerald W. Labile hypertension and jogging: new diagnostic tool or spurious discovery? Br Med J (Clin Res Ed) 1981; 282: 542-544

  11. Kurl S, Laukkanen JA, Rauramaa R, Lakka TA, Sivenius J, Salonen JT. Systolic blood pressure response to exercise stress test and risk of stroke. Stroke 2001; 32:2036-41.

  12. Crisafulli A, Carta C, Melis F, Tocco F, Frongia F, Santoboni UM, et al. Haemodynamic responses following intermittent supramaximal exercise in athletes. Exp Physiol 2004; 89:665-74.

  13. Pigozzi F, Spataro A, Alabiso A, Parisi A, Rizzo M, Fagnani F, et al. Role of exercise stress test in master athletes. Br J Sports Med 2005; 39: 527-31.

  14. Wilcox RG, Bennett T, Macdonald IA, Broughton Pipkin F, Baylis PH. Postexercise hypotension: the effects of epanolol or atenolol on some hormonal and cardiovascular variables in hypertensive men. Br J Clin Pharmacol 1987; 24:151-62.

  15. Kaufman FL, Hughson RL, Schaman JP. Effect of exercise on recovery blood pressure in normotensive and hypertensive subjects. Med Sci Sports Exerc 1987; 19:17-20

  16. Wallace JP, Bogle PG, King BA, Krasnoff JB, Jastremski CA. A comparison of 24-h average blood pressures and blood pressure load following exercise. Am J Hypertens 1997; 10:728-34.

  17. Rueckert PA, Slane PR, Lillis DL, Hanson P. Hemodynamic patterns and duration of post-dynamic exercise hypotension in hypertensive humans. Med Sci Sports Exerc 1996; 28:24-32.

  1. Mota MR, Pardono E, Lima LC, Arsa G, Bottaro M, et al. Effects of treadmill running and resistance exercises on lowering blood pressure during the daily work of hypertensive subjects. J Strength Cond Res 2009; 23:2331-8.

  2. MacDonald JR, MacDougall JD, Hogben CD. The effects of exercising muscle mass on post exercise hypotension. J Hum Hypertens 2000; 14:317-320

    1. Westhoff TH, Schmidt S, Gross V, Joppke M, Zidek W, van der Giet M, Dimeo

    2. F. The cardiovascular effects of upper-limb aerobic exercise in hypertensive patients. J Hypertens 2008; 26:1336-42.
  3. Brown SP, Clemons JM, He Q, Liu S. Effects of resistance exercise and cycling on recovery blood pressure. J Sports Sci 1994; 12:463-468

  4. MacDonald JR, MacDougall JD, Interisano SA, Smith KM, McCartney N, Moroz JS, et al. Hypotension following mild bouts of resistance exercise and submaximal dynamic exercise. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 1999; 79: 148-154

  5. Farrel P, Joyner M, Caiozzo V; American College of Sports Medicine. ACSM’s Advanced Exercise Physiology. Seg. Ed. Baltimore: Lippincott Williams & Wilkins, 2012.

  6. MacDonald JR. Potential causes, mechanisms, and implications of post exercise hypotension. J Hum Hypertens 2002; 16:225-36.

    1. Smelker C, Foster C, Maher M, Martinez R, Porcari J. Effect of Exercise Intensity on Postexercise Hypotension. J Cardiopulm Rehabil 2004; 24:269

    2. 73.
  7. Rodriguez D, Polito M, Bacurau R, Prestes J, Pontes F. Effect of Different Resistance Exercise Methods on Post-Exercise Blood Pressure. Int J Exerc Sci 2008; 1:153-162.

  8. Forjaz CL, Santaella DF, Rezende LO, Barretto AC, Negrão CE. Effect of exercise duration on the magnitude and duration of post-exercise hypotension. Arq Bras Cardiol 1998; 70 :99-104.

  9. Ciolac EG, Guimarães GV, D Avila VM, Bortolotto LA, Doria EL, Bocchi E. Acute effects of continuous and interval aerobic exercise on 24-h ambulatory blood pressure in long-term treated hypertensive patients. Int J Cardiol. 2009; 133:381-7.

  10. Boone JB Jr, Probst MM, Rogers MW, Berger R. Postexercise hypotension reduces cardiovascular responses to stress. J Hypertens 1993; 11:449-53.

  11. Piepoli M et al. Persistent peripheral vasodilation and sympathetic activity in hypotension after maximal exercise. J Appl Physiol 1993; 75:1807-1814.

  12. Somers VK, Conway J, Coats A, Isea J, Sleight P. Postexercise hypotension is not sustained in normal and hypertensive humans. Hypertension 1991; 18:211-5.

  13. Franklin PJ, Green DJ, Cable NT. The influence of thermoregulatory mechanisms on post-exercise hypotension in humans. J Physiol 1993; 470: 231-41.

  14. Pescatello LS, Fargo AE, Leach CN Jr, Scherzer HH. Short-term effect of dynamic exercise on arterial blood pressure. Circulation 1991; 83:1557-61.

  15. Hara K, Floras JS. Influence of naloxone on muscle sympathetic nerve activity, systemic and calf haemodynamics and ambulatory blood pressure after exercise in mild essential hypertension. J Hypertens 1995; 13:447-61.

  16. Brownley KA, West SG, Hinderliter AL, Light KC. Acute aerobic exercise reduces ambulatory blood pressure in borderline hypertensive men and women. Am J Hypertens 1996; 9:200-6.

  17. BrandãoRondon MU, Alves MJ, Braga AM, Teixeira OT, Barretto AC, Krieger EM, Negrão CE. Postexercise blood pressure reduction in elderly hypertensive patients. J Am Coll Cardiol 2002; 39:676-82.

  18. Owen A, Wiles J, Swaine I. Effect of isometric exer ciseon resting blood pressure: a meta análisis J Hum Hypertens 2010; 24:796-800.

  19. Kelley GA, Kelley KS. Isometric handgrip exercise and resting blood pressure: a meta-analysis of randomized controlled trials. J Hypertens. 2010; 28:411-8.

  20. Carlson DJ, Dieberg G, Hess NC, Millar PJ, Smart NA. Isometric exercise training for blood pressure management: a systematic review and metaanalysis. Mayo Clin Proc. 2014; 89:327-34.

  21. Fagard RH, Cornelissen VA. Effect of exercise on blood pressure control in hypertensive patients. Eur J Cardiovasc Prev Rehabil. 2007; 14:12-7.

  1. Endes S, Schaffner E, Caviezel S, Dratva J, Autenrieth CS, Wanner M, et al. Physical activity is associated with lower arterial stiffness in older adults: results of the SAPALDIA 3 Cohort Study. Eur J Epidemiol. 2015 Jul 29. [Epub ahead of print].

  2. Lo AX, Donnelly JP, McGwin G Jr, Bittner V, Ahmed A, Brown CJ. Impact of gait speed and instrumental activities of daily living on all-cause mortality in adults ≥65 years with heart failure. Am J Cardiol 2015; 115:797-801.

  3. Faselis C, Doumas M, Pittaras A, Narayan P, Myers J, Tsimploulis A, et al. Exercise capacity and all-cause mortality in male veterans with hypertension aged ≥70 years. Hypertension 2014; 64:30-5.

  1. Schnohr P, O’Keefe JH, Marott JL, Lange P, Jensen GB. Dose of jogging and long-term mortality: the Copenhagen City Heart Study. J Am Coll Cardiol 2015; 65:411-9.

  2. Schnohr P, Marott JL, Lange P, Jensen GB. Longevity in male and female joggers: the Copenhagen City Heart Study. Am J Epidemiol 2013; 177:683-9.

  3. Neil FG Hypertension. En: Durstine J, Moore G, Painter PL, Scott O. ACSM´s: Exercise Management for persons with chronic diseases a disabilities. Terc. Ed. EEUU: Human Kinetics, 2009.

  4. Weir MR. In the clinic: hypertension. Ann Intern Med. 2014; 161:ITC1-15.